Mi simple contestación a “¿Como seleccionaste tu carrera univesitaria?”

LANGUAGE: ENGLISH/ESPAÑOL

Recientemente me preguntaron cómo seleccione mi carrera universitaria y campo profesional. La pregunta me tomó por sorpresa. Me reí con la persona que me preguntó y le contesté: “Bueno, es realmente simple. Simplemente aproveché las oportunidades que se presentaron”. Sí, tan simple como eso. Sin embargo, a veces las oportunidades son difíciles de ver. Muchas llegan repletas de diferentes desafíos y la sensación de fallar constantemente. Hoy puedo mirar atrás y estar segura de que todos mis fracasos me llevaron a muchos logros. Los desafíos en el camino fueron fuertes, tan fuertes que casi me doy por vencida. En cambio, aprendí a seguir y aprovechar las oportunidades, independientemente de lo que eso pudiera implicar. No me malinterpretes; la simplicidad de tomar y elegir las oportunidades correctas es algo que aprendí de la manera más difícil. Cada historia, cualquiera que sea, tiene un comienzo y aquí está el mío.

Cada vez que cuento mi historia, la gente dice: “¿es en serio?” y yo respondo, “ehh … Sí”. Tengo varios títulos universitarios: dos asociados, un bachicherato, una maestría y algunas certificaciones relevantes a mi campo profesional. Además, ya estoy pensando en mi próximo título. ¡LO SÉ! ¿Qué puedo decir? Así soy. Un título universitario me llevó al otro y finalmente al campo profesional que elegí.

Hace muchos años me gradué de la escuela secundaria sin saber qué campo profesional quería seguir. Solo sabía que algo artístico debía ser. Así que hice una de esas pruebas que ayudan a identificar intereses. Basado en eso, elegí mi primer título universitario. La siguiente parte de mi historia no es uno de los momentos de toma de decisiones de los que me enorgullecen, pero es una parte importante de mi travesía.

El consejero de la escuela me dio un folleto con opciones basadas en los resultados de mis pruebas. Elegí mi título porque el nombre sonaba a algo relacionado con el arte, delineación arquitectónica. Sí … Elegí mi título basado en lo mucho que me gustaba su nombre y sin tener una idea clara de lo que era. Por si te preguntas qué es delineación arquitectónica. ¿Has visto los planos de tu casa? Aprendí a dibujarlos. En aquel entonces los planos se dibujaron a mano. Sin software sofisticado. ¡Super chevere! ¡Me encantaba la idea! Así que me fui para la universidad.

Como muchos otros, pensé que la universidad sería fácil, especialmente matemáticas, en las que era muy buena en la escuela secundaria. Resultó que reprobé matemáticas durante mi primer semestre en la universidad y tuve que esperar seis meses para volver a inscribirme. Reprobar el curso de matemáticas retraso por un año mi fecha de graduación. ¿Qué hice? ¿Sentarme y espera? ¡Yo no! Descubrí que había otro grado asociado con un currículo similar al que estaba cursando. La única diferencia era un curso. Durante el año extra en la universidad, me inscribí en este otro curso y me gradué con dos títulos universitarios. Después sucedieron dos cosas: comencé a buscar mi primer trabajo profesional y también decidí inscribirme en la universidad nuevamente.

¿Por qué quería regresar a la universidad? Bueno, todavía no lo he dicho, pero mis dos títulos universitarios eran equivalentes a los dos primeros años de un título de ingeniería civil. Si me inscribiera en la universidad nuevamente, solo habría necesitado tomar dos años más de universidad para graduarme con un título de ingeniería civil. Me pareció una gran oportunidad. Una vez más, me inscribí en la universidad. Para hacer el cuento corto, me llevó siete años terminar mi título de ingeniería. ¿La razón? ¿Recuerdan estaba buscando mi primer trabajo profesional? Y como mencioné anteriormente, las oportunidades vienen repletas de desafíos. Encontré y conseguí un trabajo; que sin saberlo definirá mi carrera profesional.

Gracias a mi querido tío, me entrevisté en esta pequeña empresa que busca contratar a un delineante. El único problema era los dibujos no se parecían en nada a los que aprendí a dibujar en la universidad. No tenían nada que ver con lo que sabía dibujar, sino con algo completamente nuevo para mí. Seguían siendo dibujos de ingeniería, solo que diferentes. Siempre recuerdo cuando el entrevistador me dejo: “El trabajo es tuyo si te atreves a aceptarlo”. Mi respuesta fue “Sí, acepto”. La siguiente parte nunca la olvidaré. El entrevistador me dijo: “Bien, porque de los cobardes nada se ha escrito”. Se presentó una gran oportunidad que cambiaría mi vida para siempre, y me atreví a aprovecharla.

Trabajé con esta empresa durante ocho años. Para el tercer o cuarto año había aprendido mucho. Aunque era una empresa de ingeniería, era un campo diferente al que estaba estudiando en la universidad. Muchas veces compañeros de trabajo me preguntaron por qué no cambiar y nunca escuché. Nunca presté atención a la oportunidad que me estaban señalando. Hasta que un día estaba trabajando con un compañero, cuando este mencionó lo genial que era lo que estaba haciendo y cómo yo también podía hacerlo. En ese entonces, ya estaba en mi tercer año de la carrera de ingeniería civil. No me importó ni esperé, simplemente me levanté de donde estaba, conduje hasta la universidad y me inscribí en las clases que necesitaba para obtener un título en ingeniería eléctrica con especialización en sistemas de control. Ni siquiera pedí en la universidad permiso o aprobación para cambiar de currículo, simplemente lo hice. Era el momento perfecto, ya que en la universidad era el período de inscripción. Era la oportunidad perfecta para hacer el cambio. Ese cambio en los títulos universitarios me devolvió al principio de una nueva carrera, lo que resultó en un total de siete largos años de universidad para terminar con mi título de ingeniería. Terminé. Tuve muchos desafíos en el camino, pero los superé todos. Al final, mis compañeros de trabajo, muchos de ellos actualmente muy buenos amigos, tenían razón. No puedo expresar lo agradecida y bendecida que estoy por haberlos escuchado y finalmente ver la oportunidad que me estaban señalando. Desde entonces se me han abierto muchas puertas a oportunidades increíbles.

Mis próximos trabajos han estado todos relacionados con el título de ingeniería que obtuve en la universidad, pero con una perspectiva diferente a la que ya conocía; lo que me ayudó en mi desarrollo profesional y, finalmente, en obtener una maestría que no era de ingeniería, pero relevante. Surgió la oportunidad de que mi empleador pagara una parte de mi maestría. Esta vez no estuvo llena de desafíos, sino que fue la llave para abrir la puerta a nuevas oportunidades.

Hay mucho más en esta historia, pero no puedo ponerlo todo en una sola publicación. Si algo para recordar de mi historia es aprovechar las oportunidades. Van y vienen sin previo aviso, pero los veremos venir. Después de eso, solo tienes que atreverte, porque de los cobardes nada se ha escrito.

Sigue Mi Blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: